El 40 por ciento de los españoles respira aire contaminado por encima de lo permitido y esto repercute directamente en la salud. Cuando los niveles de polución aumentan, se agravan los problemas respiratorios. Es la conclusión de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica. Los más vulnerables son los niños, los adolescentes y los ancianos. Y el principal causante es el tráfico rodado. Lo saben bien, sobre todo, los asmáticos. Pero también aquellos que padecen otras enfermedades respiratorias o incluso quiénes están sanos. La contaminación del aire está detrás de unas 25.000 muertes prematuras cada año. El dióxido de azufre, el de nitrógeno, el ozono son la parte gaseosa de la contaminación. Pero lo más nocivo es la parte sólida, las partículas. Las más grandes se quedan en la nariz y la boca. Preocupan las de menor tamaño.Entre las soluciones: apostar por transportes más sostenibles, restringir el tráfico o la velocidad y aumentar las zonas verdes. Porque el problema va a más y es de todos.
Fuente: ABC