El cabildo solicitó revisar uno de los artículos de la Ley de Financiamiento en la que se incrementaría en un 5 % el impuesto de los transportes amigables con el medio ambiente.
La capital del país enfrenta distintos debates ambientales. Desde la tala de árboles hasta los buses eléctricos de Transmilenio. Ahora los ojos están puestos por lograr una ciudad más amigable con el medio ambiente.
Esta vez el turno es para la Ley de Financiamiento, un proyecto desde el Congreso de la República con la que el Gobierno espera conseguir los recursos para financiar el faltante presupuestal de $14 billones y garantizar el ingreso tributario que le permita cumplir con las metas fiscales y ajustar las cuentas nacionales.
Según el concejal Diego Molano (Centro Democrático), el proyecto tiene inmerso en uno de sus postulados gravar con IVA los vehículos eléctricos, razón por la que en una carta dirigida al coordinador ponente del proyecto, Óscar Darío Pérez, pidió revisar el artículo 87 de la ley.
De acuerdo con la misiva, se incrementaría en un 5 % el impuesto de los transportes amigables con el medio ambiente, lo que significaría un gravado final del 18 %, desincentivando a la población para adquirir estos vehículos. Y reduciendo los esfuerzos por lograr una movilidad sostenible.
El llamado del concejal toma lugar si se tiene en cuenta que, aunque las mayores fuentes de contaminación son las fijas (60 %), las fuentes móviles generan el 40 % restante y son parte de las emisiones que generan afectaciones en la salud de los ciudadanos a corto plazo.
Según el último informe del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) sobre la calidad de aire en Colombia, Bogotá y Medellín continúan siendo las ciudades más contaminadas del país.
Fuente: El Espectador