El dióxido de carbono atmosférico global creció 2,87 partes por millón (ppm) durante 2018, saltando de un promedio de 407.05 a 409.92 ppm al cabo de los 365 días del año.
Eso significa que tres de los cuatro aumentos anuales más altos han ocurrido en los últimos cuatro años, dijo en un comunicado Pieter Tans, científico senior de GMD (División de Monitoreo Global de la NOAA) a la luz de los datos obtenidos del observatorio situado en la cima del Mauna Loa, en Hawai.
“En un momento en el que se habla de cómo deberíamos estar reduciendo las emisiones de CO2, la cantidad de CO2 que estamos introduciendo en la atmósfera se está acelerando”, dijo Tans. “No es una coincidencia que los últimos cuatro años también tuvieron las más altas emisiones de CO2 registradas”.
NOAA captura y analiza muestras de aire de una red de observatorios y estaciones de recolección en todo el mundo. Ubicado cerca de la cima del volcán Mauna Loa de Hawái, el observatorio de la NOAA muestra muestras de “fondo” del aire del hemisferio norte. Mauna Loa es la más antigua de la red y tiene el registro más largo de mediciones de CO2.
El aumento observado en 2018 se ubica detrás del salto récord de 2016 de 3,01 ppm, el aumento casi récord de 2015 de 2,98 ppm y el crecimiento de 1998 de 2,93 ppm / año en el registro moderno. El registro se remonta a marzo de 1958, cuando David Keeling de la Institución Scripps de Oceanografía comenzó a medir el CO2 atmosférico en lo que se conoce como la curva de Keeling.
Los niveles promediados de CO2 aumentaron en una cantidad similar a la observada en Mauna Loa durante 2018.
El dióxido de carbono es, con mucho, el más importante de estos cinco gases de efecto invernadero primarios, tanto en cantidad total como en tasa de aumento. Cuando se analizaron las primeras muestras de Mauna Loa en 1958, el CO2 ya había aumentado 35 ppm desde el nivel preindustrial de 280 ppm. En los últimos 60 años, el CO2 ha aumentado en 95 ppm adicionales a 410 ppm en la actualidad.
En las últimas dos décadas, la tasa de aumento ha sido aproximadamente 100 veces más rápida que los aumentos naturales anteriores, como los que ocurrieron al final de la última era glacial de hace 11.000 a 17.000 años.
“El aumento de hoy del CO2 está dominado por las actividades humanas”, dijo Tans. “No es por causas naturales”.
Fuente: Europapress