La Organización Mundial de la Salud ha señalado que la contaminación atmosférica es causante de millones de muertes prematuras en en el mundo, es decir, personas fallecen antes de la edad promedio de la población (75,4 años en Colombia).
Solo para citar un ejemplo, en Estados Unidos, el consumo y exposición a productos derivados del tabaco es una de las principales causas de muerte, y si no mata, enferma; la exposición prolongada a esos ambientes aumenta el riesgo de cáncer, enfermedades en el corazón, problemas respiratorios, entre otros.
La misma oficina adscrita a Naciones Unidas afirma que “las partículas suspendidas afectan a más personas que cualquier otro contaminante y sus principales componentes son los sulfatos, nitratos, el amoníaco, el cloruro de sódico, el carbón, el polvo de minerales y el agua”. Claro, no es la mera acción de esos componentes, todo es una suerte de caldo de cultivo en el que también participan el viento, la temperatura, la intensidad de la lluvia y el sol.
Ahora Bogotá tiene declarada ‘Tragedia ambiental’ y según expertos, algunas personas enfermarán y otras morirán en las próximas semanas en virtud de la emergencia. El médico Gonzalo Ernesto Díaz, quien lleva más de 23 años estudiando la contaminación del aire en Bogotá, señala los síntomas de una persona que empieza a padecer por la calidad de aire:
  • Ardor en los ojos
  • Tos
  • Dolor en la espalda
  • Dificultad para coger objetos con la mano (tembladera y vibración)
  • Dolor de cabeza
  • Rinitis
  • Conjutivitis
  • Dolor en el tórax
  • Dolores constantes en las piernas
  • La boca se siente como con tiza (si pasa mucho tiempo en buses)
  • Dolor en el pecho
El médico advierte que si los síntomas se presentan de forma súbita podría causar la muerte (sobre todo en bebés, enfermos y personas de la tercera edad), también asegura que la única manera de aliviar una persona enferma por problemas de calidad de aire, es llevándola a un lugar para que respire aire limpio “y eso resulta costoso porque hay que tener tanques de aire inflados fuera de Bogotá en un ambiente limpio”.
Finalmente señala que, ante la aparición de más de un síntoma, se debe acudir al médico y no confiar en que podría tratarse de una gripa común porque “aveces la gente se siente con gripa y luego se le pasa como si nada, y en realidad eso es contaminación de la grave porque ha inhalado gases”.
Fuente: Uniminuto