En términos generales, ¿está usted muy satisfecho, más bien satisfecho, más bien insatisfecho o nada satisfecho con la calidad del aire y el nivel de ruido en tu ciudad? Es la pregunta que la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) ha hecho a habitantes de un total de 83 ciudades europeas a lo largo de 2015, cuatro de ellas dentro del Estado español: Barcelona, Madrid, Málaga y Oviedo. Y las más grandes no salen muy bien paradas.
Las dos mayores urbes españolas no están en los puestos altos del ranking de Eurostat en lo referente a calidad del aire. Madrid, es la cuarta capital de la UE-28 donde sus habitantes están más descontentos, con un 31% de grado de satisfacción, sólo por debajo de París (30%), Sofía (28%) y Bucarest (22%). Barcelona le sigue de cerca con un 33%.
Por el contrario, Málaga y Oviedo, las otras dos ciudades españolas analizadas en el estudio están mejor situadas. Mientras la capital asturiana se encuentra entre las posiciones más altas –los valores superiores están por encima del 90%, como en el caso de Zurich o Groningen–, con un 79% de personas encuestadas que ha declarado estar satisfecha o muy satisfecha con la calidad del aire de su localidad, la ciudad andaluza se encuentra en la parte central de la tabla con un 67% .
El estudio deja fuera algunos de los puntos negros del territorio español. Es el caso de Granada, Murcia, Sevilla, Palma o Valencia, donde la principal fuente de contaminación es el NO2, procedente, básicamente, de las emisiones del tráfico rodado.
También quedan fuera áreas urbanas afectadas por la contaminación emitida por las industrias. Es el caso de La Línea de la Concepción, donde sus 70.000 habitantes tienen el dudoso privilegio de residir en el área más contaminada de España, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado en 2014, Gijón, Puertollano o Huelva.
Según el último informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente, el 98% de la población urbana de la UE respira aire que rebasa los límites recomendados por la OMS. El mismo documento afirma que, en España, la estimación de víctimas prematuras por la contaminación son 25.500 al año por partículas finas PM 2,5, 5.900 fallecimientos imputables al NO2 y 1.800 por el ozono troposférico..

Baja el volumen, modera el claxón

Las dos mayores ciudades del Estado tampoco están entre las menos ruidosas de las 83 analizadas por la encuesta de Eurostat. Madrid es la sexta capital donde sus vecinos están menos satisfechos con en nivel de ruido de la UE-28, sólo mejor situada que Roma, La Valeta, Atenas, Sofía y Bucarest.
El índice de satisfacción es aún menor en la capital catalana, que registra un 43%. Tampoco Málaga es considerada un ciudad silenciosa, con un porcentaje del 50%, en la parte media-baja de la tabla. Por el contrario, Oviedo se encuentra entre las mejor valoradas en lo que a contaminación acústica se refiere, con un 73% de habitantes satisfechos o muy satisfechos.
Otras urbes del Estado con problemas de contaminación acústica son Sevilla y Bilbao. El III informe del Observatorio Ruido y Salud DKV-GAES, publicado en noviembre de 2015, indicaba que el 31% de la población sevillana y el 28,2% de la bilbaína declaraba tener problemas para conciliar el sueño por culpa del ruido.
El mismo estudio afirma que nueve millones personas en España soportan niveles superiores a los recomendados por la OMS (65dB) y que el 72,3% de los residentes en el Estado considera que vive en una ciudad ruidosa.
Fuente: Diagonal