Cerca de 1.000 personas mueren en promedio cada semana en Reino Unido de manera prematura a causa de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire, revela un informe del gobierno publicado hoy.
En su informe sobre la calidad del aire, el Comité de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales, integrado por miembros del Parlamento, insiste en la propuesta de establecer nuevas “zonas de aire limpio” en decenas de poblados y ciudades ingleses.
Las zonas son necesarias, dicen los políticos, para reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, respiratorias y otras causadas por el aire contaminado, al que se atribuyen 50.000 muertes prematuras al año.
El Departamento de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales (Defra, por sus siglas en inglés) ha preparado planes para nuevas zonas de aire limpio en cinco de las ciudades más contaminadas de Reino Unido. Sin embargo, los parlamentarios señalaron que es necesario hacer más para reducir las afectaciones a la salud y al medio ambiente por los contaminantes, incluidas las partículas y el dióxido de nitrógeno.
El parlamentario Neil Parish, presidente del comité, declaró hoy: “Sólo cinco ciudades (Birmingham, Leeds, Nottingham, Derby y Southampton) tendrán nuevos poderes para cobrar a los vehículos contaminantes por entrar a las nuevas zonas de aire limpio. Los consejos en decenas de otras ciudades inglesas que actualmente exceden los límites de contaminación de la Unión Europea (UE) también deben tener la opción de utilizar esos poderes si sus comunidades apoyan la acción”.
Las comunidades necesitan recibir poderes legales para establecer controles que correspondan a sus circunstancias específicas, como el cobro a vehículos contaminantes en ciertas zonas, en determinados horarios del día, o enfocarse en rutas específicas de autobuses, indicó.
El comité pidió al gobierno transferir mayor flexibilidad a todos los consejos para enfrentar la contaminación generada por los vehículos dentro y fuera de las zonas de aire limpio.
El comité señaló que los vehículos diésel producen más óxidos de nitrógeno que la gasolina y que los vehículos que alternan combustible, y exhortó al gobierno a considerar la introducción de un proyecto para incentivar la adquisición de autos nuevos que sustituyan a los de diésel.
Parish añadió que “se da la bienvenida al financiamiento del gobierno para nueva infraestructura de reabastecimiento de combustible y a la ayuda para la compra de vehículos más limpios, como los vehículos eléctricos o híbridos. Sin embargo, se requieren más acciones si vamos a sacar de circulación los viejos vehículos y los de diésel contaminantes. Las personas necesitan más de un incentivo para comprar vehículos de bajas emisiones pero más caros”.
El comité también pidió la difusión de más prácticas agrícolas modernas destinadas a reducir las emisiones de gases productores del efecto invernadero y de otros contaminantes.
Los agricultores, dijo Parish, pueden ayudar a limpiar el medio ambiente y a mejorar la salud al utilizar los métodos más modernos para manejar los abonos y fertilizantes y para para alimentar a su ganado.
Fuente: Xinhuanet