Numerosas pruebas han demostrado que una torre de 60 metros de altura para purificar el aire ubicada en la ciudad de Xi’an, capital de la provincia noroccidental china de Shaanxi, puede reducir la densidad promedio del material particulado contaminante PM2,5 en un 15 por ciento en un área de 10 kilómetros cuadrados.
Los investigadores revelaron el miércoles las pruebas sobre la capacidad de depuración de la torre en una conferencia de prensa.
En los días de contaminación grave, la estructura puede purificar hasta cinco millones de metros cúbicos de aire por día, según Cao Junji, investigador del Instituto de Ambiente de la Tierra de la Academia de Ciencias de China.
La torre, con un diámetro de diez metros, forma parte de un proyecto de investigación científica encabezado por varias organizaciones del instituto.
La base está rodeada por un cerramiento de vidrio. El aire contaminado contenido en este cerramiento es calentado por energía solar, y, por efecto del calor, sube por la torre, pasando a través de varias capas de filtros, para luego ser liberado de nuevo.
Pese a que la construcción de la torre se completó en 2016, todavía está en fase de prueba.
Xi’an es una de las ciudades chinas tradicionalmente afectadas por la contaminación del aire, especialmente en el invierno.
Las causas de la polución atmosférica en el país son complejas y es difícil encontrar una solución universal, advirtió Cao, quien admitió que el proyecto de la torre de purificación es solo un método adicional y no puede sustituir las medidas principales, como el control de la contaminación en las fuentes.
Fuentes: China.org